¿A quién daña el canon digital? Si eres artista, eres artista

25 11 2008

Leo con estupor gracias a un enlace en Menéame que nuestro “querido” Ministro de Cultura y su Ministerio de Cultura. Vuelven a lanzar una campaña a favor del adoctrinamiento… digo contra la piratería.

Entre otras cosas podemos leer lo siguiente en la web de la campaña. Que manda narices que necesiten una web específica en cada campaña, millones de euros tirados para nada.

Las 10 Mentiras y tanto que sí

Los ilegales intentan engañarte… ¡No te dejes manipular!
Te contamos las 10 mentiras más difundidas sobre propiedad intelectual, para que nadie te time.

  • Lo que está en internet es gratis.
    ¡Falso! La música, el cine, las imágenes, los textos, los videojuegos que están en Internet han sido creados por personas. Es a ellas a las que corresponde disponer si su utilización es libre y gratuita o, por el contrario, poner un precio a su uso.

Lo primero eso de Los ilegales creo que es un grupo de música y si nó tiene toda la pinta. Lo que está en internet es para compartir, pero a parte el precio no puede ser el que les dé la gana, si no la gente no lo compra.

  • Bajarse música o películas de internet es legal.
    ¡Falso! Cuando los dueños de contenidos autorizan la descarga gratuita, sí es legal. Si la descarga no está autorizada por los titulares de los derechos, tiene lugar una infracción de la propiedad intelectual. En consecuencia, los dueños de esos contenidos pueden acudir a los tribunales ejerciendo acciones civiles, que pueden obligar al infractor al pago de daños y perjuicios.

Aquí algo avanzamos ya no decimos que sea delito. Bien por el Ministerio. El problema es que tampoco hay un sólo caso por lo civil para afirmar eso.

  • Si no aparece el símbolo © en un contenido en internet lo puedo utilizar.
    ¡Falso! La ausencia del símbolo no indica que el contenido es de utilización libre. Para que así sea el titular lo ha tenido que hacer constar expresamente.

Si aparece un contenido con una C, indica que tiene copyright. Si no aparece el símbolo es irrelevante, se puede usar siempre que no se vulnere la LPI, pero recordamos que hay casos en la LPI que no necesitan autorización del/de la autor/a.

  • Es legal copiar o utilizar un contenido de internet siempre que se cite al autor.
    ¡Falso! Debemos mencionar la fuente y el autor cuando utilizamos una cita en un trabajo de investigación o en un artículo. En estos casos, el fragmento ha de ser corto y proporcionado al fin de la incorporación. Y si no estamos citando, sino utilizando una obra sin autorización, debemos obtener una autorización del titular.

Efectivamente y esto en todas las obras usen la licencia que usen. Por eso mucho quejarse de la piratería y no se defiende el copyleft. Hasta incluso se ha violado las licencias Creative Commons convirtiendo una obra copyleft en copyright, por parte de algunas personas del mundo de la cultura y de los medios de comunicación.

  • Cuando intercambio música y contenidos a través de programas peer to peer (P2P), no necesito autorización.
    ¡Falso! La utilización de estos programas supone la explotación de derechos de propiedad intelectual que no han sido autorizados, por lo que constituye una infracción de los derechos de propiedad intelectual.

No hay delito. Como mucho un ilícito civil y vuelvo a recordar que no hay ninguna sentencia que así lo acredite.

  • Los intercambios de archivos a través de las redes P2P son legales.
    ¡Falso! Si estos intercambios tienen lugar sin la autorización de los titulares de los derechos de propiedad intelectual, son actos ilegales. Constituyen una violación de los derechos de propiedad intelectual perseguible civilmente y, si además existe ánimo de lucro, pueden ser constitutivos de delito.

Me alegro otra vez. Efectivamente si hay ánimo de lucro comercial habría delito según el Art. 270 del Código Penal, pero no es el caso del P2P. Hasta el punto que sólo puede haber delito si lo que se descarga es pornografía infantil.

  • Las redes p2p son seguras.
    ¡Falso! La seguridad es uno de los mayores problemas que plantean estas redes, ya que damos entrada a nuestro ordenador a todos aquellos que estén conectados a ella. Cualquiera puede circular libremente y acceder a nuestros datos: IP, tipo de descargas que estamos haciendo, número de teléfono y otra información de seguridad que figure en el ordenador.
Las redes P2P no son seguras. Especialmente si no tenemos un buen IPFilter o PeerGuardian actualizado para poder parar ciertas IPs de organizaciones, llamadas anti-piratería (FAP, BSA,MPAA, RIAA, SACEM,…) que espían a los/as usuarios/as sin su permiso, violando el Derecho a la Privacidad, al no haber orden judicial de por medio.
Por supuesto “ayuda” a que la Agencia de Protección de Datos anima a que la IP no se considere dato privado y se pueda espiar a la gente.
Y la puntilla la mete el tribunal supremo afirmando que lo ponemos nuestros datos, al exponer la IP públicamente y por tanto se puede mirar lo que hacemos o nó.  Una simple excusa para controlarnos.
  • La industria cultural y los artistas ya ganan suficiente así que no perjudico a nadie si no pago.
    ¡Falso! Los autores, los artistas y las industrias de contenidos de propiedad intelectual tienen el derecho legítimo a ganar dinero, triunfar y tener una carrera exitosa, como ocurre en cualquier sector profesional. No se justifica que a este sector se le discrimine y se cuestione su derecho a ser retribuido.

Efectivamente y como en todos los sectores se paga una vez por el mismo trabajo. Yo no veo a nadie pagando a un arquitecto cada vez que se entra en un edificio de su construcción. A un electricista que puso un enchufe de su diseño, cada vez que enchufamos la Tv o la batidora, por ejemplo.

  • Las descargas ilegales promocionan a los artistas y a los autores, que ven difundidos sus trabajos y se dan a conocer sin necesidad de la industria.
    ¡Falso! Detrás de los autores y los artistas hay una industria que les da trabajo, los da a conocer e invierte en ellos. E incluso, para organizar conciertos también es necesaria una maquinaria promocional que sólo garantiza la industria, permitiendo que los autores y los artistas se profesionalicen y consoliden
    .

Las descargas promocionan a los/as artistas y existen bastantes artistas del copyright que no lo ven malo. El problema lo tiene la Industria Cultural. De la misma forma que los monjes copistas perdieron su trabajo de transcripción de libros a favor de la Imprenta de Johanes Gútenberg. Es adaptarse o morir.

  • El acceso a los productos culturales tiene que ser gratis y eso es lo que consiguen las redes p2p.
    ¡Falso! Las infracciones de derechos de propiedad intelectual realizadas a través de internet (descargas ilegales) no pueden confundirse con el derecho de acceso a la cultura, una forma de libertad de expresión o de desobediencia civil legítima, ni tampoco como algo inevitable e intrínseco a la red. Las transacciones en la red, al igual que las realizados en el mundo material, deben someterse al respeto básico, al imperio de la ley y a los derechos de propiedad de otras personas.

Las redes P2P es la mejor forma de acceso de la cultura y una perfecta estrategia de márketing, que algunos/as no la sepan usar es su problema.

Para acabar cuando alguien descarga una canción de internet no está robando nada. El robo es un delito y esto ocurre cuando hay un lucro comercial, de tal manera que si yo tengo una manzana y tú me la quitas, me quedo sin ella. Disminuye mi patrimonio y el tuyo aumenta. Si yo tengo una idea y la comparto, los dos tendremos una idea nueva. Nuestro patrimonio aumenta o mejor dicho ninguno disminuye. Si yo te copio una idea y gano con ella dinero es un delito. Si yo comparto tu idea no estoy haciéndote perder nada salvo que demuestres que estás perdiendo dinero por mi culpa. No vale con que lo digas.

El canon digital es absurdo respecto a que se basa en un fictício. Supuestas pérdidas de ventas. Lo primero no puede haber pérdidas si no hay ganancias. El invento del lucro cesante y la clave para mantener el canon digital, basándose en que cada vez hay una descarga es una venta menos.  Eso es simplemente como afirmar que el Cambio Climático no existe.

El coger y decir como el Sr Enrique Cerezo, que los españoles nos descargamos 400 mill. de películas. Si seguimos la lógica de la Industria Cultural del Copyright, han perdido (pongamos que vale 20 € cada DVD) 8.000 mill de euros. A parte que esas estadísticas de 400 mill. no son muy fiables.

Esto es como lo de “Estudios demuestran que…” Cuando el 90% de esos estudios son pagados por las propias empresas que distribuyen el supuesto producto milagroso.

Salu2

Nova6K0

Anuncios